Una triste realidad se sigue viviendo en toda América Latina; la desnutrición, ya que los problemas relacionados con la alimentación siguen estancados y el asunto está lejos de ser solucionado. Tanto la nutrición, como la seguridad alimentaria en América Latina están paralizada lo que impide que esta mejore.

Se calcula que más de 34 millones de personas en toda América Latina padecen algún trastorno alimenticio que puede ir  desde subnutrición, anemia y desnutrición crónica.

Las cifras no varían y dicha situación siguen siendo alarmante en toda América Latina.

Aunque América Latina produce el suficiente alimento para cubrir las necesidades de los habitantes, los problemas de la mala alimentación vas a allá, ya que están asociados principalmente a otros factores, tales como una mala distribución, desconocimiento, poco acceso a los nutrientes y la desigualdad siguen siendo los problemas más frecuentes y comunes en la región.

Para superar el problema es necesario políticas públicas y programas

Para Miguel Barreto Director Regional de América Latina del Programa Mundial de Alimentación, es necesarios que todos los dirigentes políticos y sociales sean conscientes del problema.

Para Barreto es necesario un cambio urgente en la situación, abordando la problemática con políticas públicas y programas permanentes que orienten y ayuden a los habitantes  a  superar este terrible mal.

También señalo el Director Regional  Barreto, que la pobreza no es sinónimo de mala desnutrición, por lo que es necesario invertir en programas educacionales de nutrición y campañas de educación que expliquen este asunto.

Además de crear y promover programas de micronutrientes a las localidades de los sectores poblacionales más necesitados y vulnerables. Identificar cuáles son los micronutrientes carentes en las poblaciones será la clave para el éxito de los programas nutricionales.

El posible superar los problemas relacionados con la alimentación, siempre y cuando todas entidades gubernamentales vean la importancia de crear políticas públicas y programas nutricionales.

Dejar respuesta